Plasma rico en plaquetas

El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es un material biológico autólogo, o sea que se obtiene de la misma sangre del paciente, tomando una muestra por una punción venosa, que posteriormente se centrifuga para separar los distintos componentes (glóbulos blancos, rojos, plaquetas, plasma). Una porción del centrifugado contiene plasma rico en plaquetas, que son las células que participan en la coagulación. Estas poseen una gran número de sustancias llamadas “factores de crecimiento” que promueven la migración y división celular. Estos factores tienen el potencial de estimular la respuesta reparativa de los tejidos dañados.

El tratamiento de Plasma Rico en Plaquetas no requiere de hospitalización ni anestesia. Tras el tratamiento y los dos días posteriores es normal que la zona tratada se encuentre enrojecida, hay que evitar durante ese lapso de tiempo la exposición al sol. Las principales ventajas del tratamiento es conseguir un aspecto más rejuvenecedor, gracias a las cualidades del prp podemos obtener una piel con más elasticidad, tonalidad y luminosidad, además de conseguir eliminar arrugas de la piel.